Familias, risas, foodtrucks, nieves, esquites, el mejor entorno y mucha música, fue el resultado del Concierto Sinfónico a cargo de la Orquesta Bicentenario de Querétaro que se llevó a cabo el sábado 11 de junio en Zibatá, la primera comunidad planeada.

Entre Polkas y Valses, los niños bailaban y brincaban entre cada compás. La gente, sentada en el pasto, acompañaba con las palmas cada entonación que los jóvenes, alegremente emitían de cada uno de sus instrumentos musicales. Bromas del director de la orquesta y la petición en coro de “Otra, otra”, permitieron que cada uno de los asistentes disfrutara de una tarde familiar inigualable.

De esta manera, Zibatá vuelve a hacer lo imposible posible, realizando eventos y actividades para los residentes, cumpliendo con el objetivo de crear comunidad y convivencia. De igual manera, el público asistente, pudo palpar de primera mano, que estar en Zibatá es romper los paradigmas, logrando así habitar en un lugar planeado para vivir BIEN.